martes 11 de diciembre del 2018
 
Locales

El día que se llevaron a Reinaldo, el novio de Silvia

El secuestro y desaparición de Reinaldo Hattemer fue el crimen más sonado de la dictadura mlitar en Rafaela. Era el novio de Silvia Suppo, quien también fue secuestrada por la dictadura y luego murió asesinada el 29 de marzo de 2010. Un caso emblemático de crimen e impunidad.

   
24/03/2012
"La historia oficial" fue la primera película argentina en ganar un Oscar de Hollywood. La película se ambienta en los últimos años de la dictadura militar argentina, y Norma Aleandro encarna a una acomodada profesora de historia que comienza a tomar conciencia de lo ocurrido en ese periodo. Sus sospechas sobre los oscuros asuntos de su marido y una Abuela de la Plaza de Mayo que busca a su nieta son los motivos que la llevan a replantearse 'la historia oficial'. En una de las escenas, la protagonista llega a la Plaza de Mayo y se encuentra con las Madres, en la ronda de los jueves. Entre las fotos que desfilan por la pantalla sobresale el rostro de un joven rubicundo, de rostro aniñado y mejillas sonrosadas. Era la cara de un desaparecido real. De un rafaelino que fue secuestrado aquí mismo, en el corazón del barrio 9 de Julio. Se llamaba Reinaldo Hattemer. 

El 25 de enero de 1977, Oscar Hattemer se casaba en la parroquia Sagrado Corazón, en el barrio 9 de Julio. Entre los invitados en el atrio de la iglesia estaba su hermano Reinaldo. En plena ceremnia, irrumpió en el lugar un grupo de tareas de la dictadura militar que se presentaron como "Policía Federal" y "Ejército", según contaron los testigos a la Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas (CONADEP), en los albores de la recuperada democracia. 

Esa "patota" se llevó  a Reinaldo, quien nunca más apareció con vida. Era novio de Silvia Suppo, otra militante de Montoneros que luego sería secuestrada y violada por los integrantes de las patotas del Ejército y la Policía que habían convertido al país en un reinado de violencia y terror. Silvia rehizo su vida y luego se casó con otro militante de aquellos años, Jorge Destéfani, y murió asesinada el 29 de marzo de 2010,durante un asalto a su comercio de calle Sargento Cabral. 

Aunque el caso fue oculto en Rafaela como una de esas "manchas" que nadie quiere recordar, hubo quienes se encargaron de mantener viva la memoria de Reinaldo, en especial su familia y sus compañeros de militancia. Ellos no olvidaron y contaron, por ejemplo, que uno de los integrantes de la patota era Italo Falchini, quien en abril de 1976 fue designado jefe de la Regional de Policía con asiento en Rafaela. En la democracia, Falchini llegó a ser presidente de la Federación de Vecinales, y se retiró con el cargo máximo a que podía aspirar un policía: inspector general. Aunque la ex vicegobernadora Griselda Tessio intentó varias veces llevarlo a los estrados judiciales, en su época de fiscal federal, Falchini murió en setiembre de 2010 sin haber rendido nunca cuentas ante la justicia. 
 
Después del operativo en la Sagrado Corazón, la madre de Reinaldo entrevistó a Falchini, quien le dijo que "se quedara tranquila, que su hijo había sido detenido por fuerzas de seguridad y estaba en Santa Fe". Fue la única vez que la recibió, después la mujer intentó "hablar en otras oportunidades, pero éste ya no la quiso atender más".

"El 24 de mayo de 1977, Falchini participó en el secuestro de Silvia y Hugo Suppo, a quienes mantuvo detenidos ilegalmente en la Jefatura de Rafaela y de Jorge Destéfani, a quien retuvo en el baúl de un auto por más de diez horas. Luego los trasladó a Santa Fe para entregarlos a los genocidas y torturadores santafesinos. Ellos tres también denunciaron a Falchini y sus testimonios constan en los legajos de la Conadep y en muchas causas que duermen en la justicia federal", recordaría luego la agrupación Hijos.

Silvia Suppo había sido testigo del secuestro de Reinaldo Hattemer, que entonces era su novio. El 24 de abril de 2006, cuando declaró ante la justicia federal recordó las gestiones que habían hecho la madre y el hermano de Reinaldo en la Jefatura de Rafaela. "Se entrevistaron con el jefe de Policía, Italo Falchini, quien negó tener conocimiento de los hechos a pesar que le manifestaron que había sido personal de la Jefatura quienes secuestraron a Reinaldo. También les dijo a mis padres cuando se produjo mi propia detención y la de mi hermano que 'vayan prendiendo una vela', lo que pone en evidencia que Falchini no era ajeno a los hechos", relató Silvia.

"La compañera Silvia Suppo, asesinada brutalmente el 29 de marzo de 2010, era una testigo fundamental en la causa que se tramita en la justicia federal contra Falchini y otros genocidas de Rafaela", apuntó Hijos. "Pero a pesar de toda la prueba acumulada, Falchini nunca fue indagado: gozó de los bienes económicos que él y sus cómplices saqueaban a los desaparecidos y sus familias y tras morir , se llevó con su silencio el destino final de muchos compañeros y compañeras desaparecidos. Otro peligroso genocida, esta vez de la ciudad de Rafaela, murió como vivió: en la más grande impunidad y esto continuará sucediendo si la justicia no acelera los juicios", agregó la agrupación, en una nota que el periodista Juan Carlos Tizziani firmó el 29 de setiembre de 2010 en Página 12. 

La unidad fiscal de investigación de crímenes de lesa humanidad había imputaado a Falchini por los "homicidios" de Hattemer y Rubén Luis Carignano y "la privación ilegal de la libertad y tormentos" de Carignano, Silvia y Hugo Suppo, Jorge Destéfani, Ricardo Díaz, Graciela Rabellino y pidió su detención. En la indagatoria, lo iban a acusar también por "asociación ilícita".

Claro que Hattemer no fue la única víctima de la dictadura, ni Falchini el único represor que escapó de la justicia lenta de la Argentina. En Rafaela había importantes activistas de organizaciones de izquierda que se habían inclinado por la lucha armada. Algunos murieron, otros sufrieron larguísimos períodos de cárcel, como fue el caso del ex intendente Ricardo Peirone, quien fue detenido en 1975 -cuando todavía gobernaba María Estela Martínez de Perón- y fue liberado recién en 1983, luego de haber sido torturado y paseado por las principales cárceles del país. 

Algunos casos fueron los siguientes: 

Cecilia Marfortt de Trod: nació el 11 de mayo de 1950. Se casó en la Iglesia Santa Rosa de Lima. Vivió en Esperanza y Santa Fe. Fue secuestrada en Zárate, en enero de 1978, junto a su marido.

Carlos Alberto "Caco" Morel: Cursaba el segundo año de Medicina en la Universidad de Rosario. El 
 13 de febrero de 1977 fue secuestrado. Los padres hicieron todo tipo de gestiones, sin respuestas. El 17 de febrero, el Oficial de Personal del Área 211, del Ejército, les comunica por nota que su hijo no se encontraba detenido. Una vez identificado el cadáver de Caco es trasladado a Rafaela, donde se reunieron para su velatorio sus familiares y numerosos amigos, compañeros de escuela y del Club, pero el velatorio fue impedido por la policía aduciendo "órdenes superiores".
Caco Morel tenía 20 años cuando fue fusilado junto a otros seis compañeros en Marchena al 500, Rosario. El diario Ros recoge el testimonio de un vecino, Horacio Llovet de 75 años quien cuenta: "llegaron las fuerzas de seguridad y bajaron a los chicos de varios carros, los encolumnaron frente casa de él y los fusilaron. Al otro día salió en los diarios que había habido un enfrentamiento pero por supuesto no hubo nada de eso."

Silvia Fabris y Roberto "Tito" Altamirano: se trasladaron a Rosario para comenzar sus estudios en el año 1975. Fueron secuestrados entre el 12 y el 17 de febrero de 1977, día en que aparecieron fusilados en el pasaje Marchena junto a Carlos Morel. Militaban en la JP.

Luis Anselmo "Colo" Ricciardino: nació el 8 de julio de 1955. Cursó la primaria en la Escuela Belgrano y la secundaria en el Nacional. Empezó sus estudios Universitarios de Historia en la UNL. Se fue a Córdoba. Allí se casó el 23 de marzo de 1976. Un mes después, fue secuestrado.

José Luis "Pepe" Manfredi: nació en la localidad de Suardi. Trabajó en ENTEL, y militó en el Sindicato de Telefónicos. Fue secuestrado en la vía pública en Santa Fe, el 1 de febrero de 1976.

Ricardo "Nico" Nicolini: hizo su escuela primaria y secundaria en el Colegio de los Hermanos Maristas. Comenzó la carrera de abogacía. Mientras estudiaba, trabajó en la Policía. Era gremialista y, por su militancia, fue secuestrado el 17 de enero de 1977. Tenía 25 años.

Osvaldo "Valdi" Colombo: nació el 13 de enero de 1952. Cursó sus estudios primarios y secundarios en la colegio católico de los Hermanos Maristas. En 1973 se trasladó a Santa Fe para estudiar arquitectura. Falleció el 6 de noviembre de 1976, en la ciudad de Corrientes, en lo que fue descripto como un enfrentamiento armado.

Yolanda Ponti: participó en la conformación de la Asociación de Estudiantes Secundarios. En 1975 se fue a estudiar Ciencias Sociales a Santa Fe. Murió el 1 de diciembre de 1976 en la capital provincial, también en un enfrentamiento con el Ejército. Tenía 19 años.

María Guadalupe Porporato: fue maestra, y antes de morir tuvo una hija: Paula. La asesinaron en 1975.

José Antonio "Negro" Rossi: nació el 27 de octubre de 1951. Emigró a Santa Fe para estudiar Ciencias Económicas. El 9 de febrero de 1976 detuvieron a su esposa. Al poco tiempo, lo secuestraron a él.


Videos

Cargando...

[+] ver galería de videos
Encuesta

© Copyright 2018 - 3470.com.ar - Todos los derechos reservados. Normas de confidencialidad y privacidad.